Piernas cansadas

12,76 €
0 1 2 3 4 25 Opinione(s) 

Gel frío que alivia la pesadez de las piernas y proporciona una prolongada sensación de frescor. Fito Cold...

12,76 €
9,09 €
0 1 2 3 4 22 Opinione(s) 

Alivia la sensación de congestión, calor y ardor de las piernas. Apto para embarazadas. - El Gel Piernas...

9,09 €
Añadir al carrito
20,25 €
0 1 2 3 4 11 Opinione(s) 

El Kit Doble Acción Descanso de Farmalastic Novum Piernas cansadas Venalip consta de: Gel Venaliv confort...

20,25 €
Añadir al carrito
Mostrando 1 - 3 de 3 items

Piernas cansadas en el embarazo

Las semanas de embarazo provocarán grandes cambios en tu cuerpo, y algunos de ellos pueden derivar en molestias o cansancio, como ocurre con las piernas cansadas. Durante el embarazo es muy normal que comencemos a sentir cansancio en las piernas, aún más cuanto más avanzado esté. Notar que tenemos las piernas cargadas es algo por lo que todas pasamos durante el embarazo, y es que el bebé está ejerciendo presión sobre ellas y estamos soportando un peso superior al acostumbrado. Esta sensación, además, puede verse incrementada en determinadas épocas del año como en verano, debido al calor.

Para ayudarte a que esta molestia sea más llevadera, aplicar una crema para piernas cansadas puede ser la solución. En tu parafarmacia de confianza recogemos una amplia variedad de crema para piernas cansadas para que puedas aliviar esta sensación y hacer mucho más llevaderas las molestias que a veces sufrimos durante el embarazo.

La forma en la que aplicas tu crema piernas cansadas, aunque no lo creas, influirá en el efecto conseguido. Por ello es recomendable seguir algunos pasos:

En primer lugar, tomar una ducha antes de aplicar tu crema para piernas cansadas alternando agua fría y agua caliente te ayudará a activar la circulación de la zona. Tras ello puedes comenzar a aplicar tu crema o gel piernas cansadas. Es recomendable hacerlo mediante un masaje, comenzando por los tobillos y subiendo hasta los muslos.

Complementa el uso de tu crema para piernas cansadas con hábitos que te ayuden a aliviar esta sensación, como es poner las piernas en alto en la medida de lo posible mientras estés sentada, no cruzarlas y usar zapatos cómodos. 

Piernas cansadas y embarazo, ¿qué soluciones existen?

Los problemas con la circulación comienzan a surgir muy pronto en el embarazo, en general a partir del primer trimestre. Estos problemas provocan pesadez y cansancio en las piernas durante el periodo de gestación; aunque llevando una serie de hábitos positivos, estos problemas podrían evitarse.

El embarazo, una situación que suele causar complicaciones en las venas 

En la mayoría de mujeres, en concreto en 6 de cada 10, aparecen varices en sus piernas durante el embarazo. Además, en el primer embarazo, el 20% de las mujeres padecen insuficiencia venosa, lo cual provoca cansancio en las piernas, hinchazón y varices. Estos problemas se acentúan en mujeres que ya tienen uno o mas hijos.

Estos trastornos se producen porque cuando una mujer se encuentra en estado de embarazo, el volumen sanguíneo y la concentración de hormonas, 100 veces superior a lo normal. Este aumento de las hormonas es lo que provoca los problemas venosos, porque al dilatar las venas, dificulta el paso de la sangre desde las piernas al corazón. Además, el útero adquiere un tamaño mucho mayor al habitual, lo cual hace que la vena cava inferior se comprima, dificultando así su función principal, que es la de drenarla sangre de los miembros inferiores al corazón. Por todo ello, la sangre se estanca en las piernas y la pesadez y cansancio aparecen; además de dolores, hinchazón, calambres u hormigueo.

Situaciones que se deben evitar a toda costa

Es prácticamente imposible frenar algunos síntomas del embarazo como es la insuficiencia venosa, pero se pueden tomar una serie de precauciones que calmen o eviten algunos síntomas; principalmente se trata de llevar una correcta higiene y tomar una serie de precauciones. En primer lugar se debe evitar estar sentada o de pie durante mucho rato. Esto te ayudará a no sentir tanta pesadez o piernas cansadas. Es importante también evitar calzado y ropa estrechos, y por supuesto no acercarse a una fuente de calor demasiado fuerte. Por ejemplo los baños calientes están totalmente prohibidos para las embarazadas. Un remedio muy útil es la aplicación de agua fría en las piernas, por lo menos durante unos minutos al acabar el día.

Por ultimo, no se debe ganar peso excesivo, y evitar consumir alimentos que contengan demasiadas especias, ya eso provoca la dilatación de las venas.

Del gimnasio a las medias de compresión, trucos indispensables

Es obvio que con el embarazo se sube bastante de peso, ya que llevas dentro a un ser humano. Además las medidas de la barriga aumentan y resulta muy complicado moverse. Aun así, resulta muy importante realizar caminatas todos los días ya que caminar contrae los gemelos y estos expulsan la sangre y favorecen a la circulación.

Otro ejercicio muy recomendable es caminar dentro del agua y realizar natación, ya que ayuda a fortalecer los músculos, mantenerte en forma y trabajar la respiración, sin apenas darte cuenta. La gimnasia también es importante, sobre todo algunos ejercicios de tobillos, aunque de manera no muy intensa.

A la hora de dormir, se pueden sentir molestias porque no estas acostumbrada a tu nuevo cuerpo. Una manera de dormir es con las piernas en alto. Aun así, no solo a la hora de dormir, sino cuando te encuentres sentada, es recomendable que siempre mantengas las piernas en alto. 

Para terminar, otro consejo bastante útil para evitar sentir las piernas cansadas es el uso de medias de compresión, en caso de que exista insuficiencia venosa.

Los venotónicos necesarios en caso de dolor

Desgraciadamente, las medias de compresión no funcionan con todas las mujeres, porque ya se sabe que cada persona es mundo; además en verano las medias dan mucho calor. Por suerte, en los casos en los que las medias no sean una opción se pueden aconsejar algunos medicamentos, que son conocidos como flebotropos o flebotónicos. La finalidad de estos medicamentos es la de mejorar el tono de las venas y aliviar eficazmente la sensación de cansancio, pesadez e hinchazón; y también aliviar los dolores producidos por estos síntomas.

Algunos venotónicos no suponen ningún peligro y pueden tomarse en cualquier momento del periodo de gestación, mientras que otros contienen sustancias que podrían ocasionar problemas de salud al bebé.

Este tipo de medicamentos suponen una ayuda muy útil ante los problemas con la circulación y con el cansancio e hinchazón. Aun así, hay que tener en cuenta que estos son síntomas naturales del parto y que tras dar a luz al bebé, el organismo ira recuperándose por si solo y probablemente desaparezcan estos problemas temporales.